arrow-right cart chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up close menu minus play plus search share user email pinterest facebook instagram snapchat tumblr twitter vimeo youtube subscribe dogecoin dwolla forbrugsforeningen litecoin amazon_payments american_express bitcoin cirrus discover fancy interac jcb master paypal stripe visa diners_club dankort maestro trash

Creativo

Corrigelo despues


"Escribo borracho y analizo sobrio" - Ernest Hemingway
Corrigelo despues

por Roberto Mtz


Este artículo originalmente apareció en mi libro El arte de perder.

Dividir tu proceso creativo en dos facilita tu trabajo, pues separa las voces en tu cabeza que se contraponen, y que evitan que avances.

Las dos etapas en las que puedes dividir tu proceso son la de creación y la de edición.

Primeramente, en la etapa de creación, debes tomar el rol de un artista inspirado que se desenvuelve sin filtros y plasma sin preocupaciones lo que quiere transmitir.

En esta etapa debes sentirte libre, y sin limitaciones que te detengan o te hagan pensar dos veces lo que estás haciendo, y basar tus decisiones en tus instintos y en tu gusto.

Esta es la etapa en la que abres tu mente y te deshaces de todo lo que has guardado con el tiempo.

Es importante que dejes que todo salga como tiene que salir, y no pierdas el tiempo en detalles minúsculos.

Una vez que termines esta etapa, tendrás en tus manos una colección de ideas y pensamientos crudos a la que tendrás que darle forma.

En la segunda etapa debes tomar el rol de un editor que le da sentido al flujo de conciencia que el artista puso en la mesa en la fase anterior.

La labor del editor es analizar todo lo que hizo el artista para escoger lo que sirve y lo que no.

En esta etapa debes enfocarte en los detalles de tu trabajo y lo que implica.

Dividir claramente los roles de estas dos etapas evita que los mismos se peleen y te ayuda a no caer en una parálisis.

Además, separar estos dos acercamientos hace que concentres toda tu capacidad mental en cada uno de los procesos de forma independiente, y evita que gastes energía en tratar de conciliarlos.

El escritor Ernest Hemingway tenía un acercamiento similar cuando escribía sus novelas “escribo borracho y analizo sobrio,” decía.

Divide tu proceso en dos, y libérate de las contradicciones de tus voces internas.

Escribe y plasma tu flujo de conciencia, y posteriormente analízalo para encontrar lo que te sirve y lo que no.