arrow-right cart chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up close menu minus play plus search share user email pinterest facebook instagram snapchat tumblr twitter vimeo youtube subscribe dogecoin dwolla forbrugsforeningen litecoin amazon_payments american_express bitcoin cirrus discover fancy interac jcb master paypal stripe visa diners_club dankort maestro trash

Creativo

El costo interno


Básicamente, tener algo te inventa una necesidad; buena o mala.
El costo interno

por Roberto Mtz


Este artículo originalmente apareció en mi libro El arte de perder.

Algo que no consideramos cuando tomamos una decisión, es el costo interno que tendrá en nosotros, y no me refiero a un costo tangible o económico, sino al peso psicológico que genera cada nuevo elemento en nuestra vida.

Todo lo que adquieres genera una presión en ti, algunas veces la puedes canalizar de forma positiva, como cuando compras una caminadora y quieres bajar de peso, y otras veces de forma negativa, como cuando compras un videojuego y quieres escribir un libro.

Básicamente, tener algo te inventa una necesidad; buena o mala.

Por esta razón, algunas veces nuestras posesiones fungen como ese primer paso que tenemos que dar para llegar hacia una meta, pero otras veces crean una carga negativa en nosotros que nos aleja de la misma.

Debemos ser cuidadosos con lo que incorporamos a nuestra vida, analizar qué tipo de comportamiento desencadena y evaluar nuestra decisión considerando también su costo interno.

La reflexión está en que, antes de adquirir algo, debes tomar en cuenta el peso que traerá en tu vida.

Si el tiempo y esfuerzo que le vas a dedicar a eso que adquiriste vale la pena y está alineado con lo que quieres lograr, entonces asume el costo conscientemente.

Pero si lo que adquiriste no vale la carga que conlleva y te distrae de tus metas, entonces renuncia a ello.