arrow-right cart chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up close menu minus play plus search share user email pinterest facebook instagram snapchat tumblr twitter vimeo youtube subscribe dogecoin dwolla forbrugsforeningen litecoin amazon_payments american_express bitcoin cirrus discover fancy interac jcb master paypal stripe visa diners_club dankort maestro trash

por Roberto Mtz


Se confiable

Se confiable

Este artículo originalmente apareció en mi libro El arte de perder.

Una de las claves para ser un profesional en la disciplina que sea, es la capacidad de concentrarte y trabajar en medio del ruido.

Tener la fuerza para escribir a pesar de que estás de viaje, para leer cuando los demás están de fiesta, o de entrenar a pesar de que no te sientas bien son tan solo algunos ejemplos de tener la aptitud de trabajar en medio del ruido.

Como dice el autor Steven Pressfield, la habilidad de jugar, aunque estés lesionado.

Esto es esencial para el desarrollo de tu carrera, pues elimina la influencia de muchos factores externos que evitan que hagas tu trabajo, y te convierte en una persona mucho más confiable, a pesar de las adversidades.

Ser confiable debe de ser una característica muy importante en tu carrera, ya que como dice el inversor Charlie Munger, “Si quieres garantizar una vida de miseria, no seas confiable. No hagas lo que te comprometes a hacer. Si solo dominas ese hábito, vas a crear un contrapeso mayor a todas tus virtudes, por más buenas que sean”.

Debes tomar tu palabra muy en serio, pues hace falta muy poco para perder la confianza de los demás, pero más importante aún, hace falta muy poco para perder la confianza en ti mismo.

Esto es algo fatal para cualquier creativo, porque cuando pierde la confianza en sí mismo, su percepción propia se convierte en negativa, y acaba definiéndose como una persona que “nunca se levanta temprano”, “nunca termina lo que empieza”, “siempre deja las cosas a medias”, etc.

Lo anterior es una receta para el desastre, pues cuando el creativo no se considera confiable, no se puede tomar en serio a sí mismo, y tampoco tiene la confianza para que los demás lo tomen en serio. Por lo tanto, su crecimiento estará limitado al no poder colaborar con nadie más.

Ser una persona confiable es la base de todo. Antes de pensar en expandirte e involucrar a otras personas en tus proyectos, asegúrate de que te consideres alguien confiable, y después, con esa estructura sólida, podrás agregar más elementos a tu vida.

Cumple tu palabra.